En uno de los costados del Mercado de San