El Legado de Dorothy Draper

Dorothy Draper nos dejó como legado la profesión de Diseñador de Interiores y un estilo único que aún hoy en día no deja de aparecer en los lugares más insospechados

La considerada como ‘la madre del interiorismo’ Dorothy Draper ha inspirado indirectamente una colección de lámparas que comercializa la marca Royal Stranger.

Pero antes de llegar hasta ella, vamos a hacer un recorrido sobre la vida y obra de esta interiorista y lo que significó para la profesión.

Dorothy Draper; un nuevo estilo y una nueva profesión

Antecedentes

Dorothy Draper nació en Nueva York en 1889 en el seno de una familia de clase alta.
En esa época, el mundo vivía una profunda transformación gracias a la Segunda Revolución Industrial.

Así, entran en escena nuevos materiales como el acero y el petróleo, colorantes artificiales que sustituyen a los naturales en una industria textil creciente y la energía eléctrica sustituye al carbón.

Es en este periodo cuando los Estados Unidos se alzan como potencia económica mundial de primer orden.

Respecto al interior de los hogares, el estilo predominante era el victoriano, un estilo surgido en la segunda mitad del siglo XIX heredero de la época de esplendor del Reino Unido y la Primera Revolución Industrial.

‘La Edad de la Inocencia’ ambientada en Nueva York en 1870

Es un estilo señorial, rígido y basado en las apariencias. Adjetivos que bien podrían aplicarse a la sociedad de la época.

Los elementos decorativos eran recargados y con gran variedad de colores habitualmente en tonos apagados. Se mezclaban elementos góticos, con italianos o ‘Reina Ana’.

Aunque Estados Unidos había dejado de ser una colonia británica hacía ya un siglo, el intercambio comercial y cultural seguía influenciando en gran medida al nuevo país. Por eso no resulta complicado encontrar residencias de arquitectura victoriana en diferentes puntos del país.

Vivienda victoriana en Brooklyn. Créditos: Corcoran

Contexto

Para poder comprender lo que implicó el legado de Dorothy Draper, hay que tener en cuenta el contexto en que se encontraba cuando empezó a desarrollar su actividad. Esto es en las dos primeras décadas del siglo XX.

Con el contexto no me refiero solamente al político o al económico, sino también al panorama cultural que se empezaba a desarrollar. Considero este aspecto fundamental ya que los periodos de ruptura, suelen tener un efecto dominó en todas las disciplinas.

Los albores del siglo XX trajeron consigo una época revolucionaria en todos los campos y he traído aquellos aspectos que considero que podrían haber influido a Draper en mayor medida.

American Way of Life

La democratización del lujo trajo consigo el auge del consumo individual. Surgen nuevas necesidades asociadas a este consumo accesible tales como moda, el cine o las revistas.

Cartel publicitario de 1937

La meritocracia hace también su aparición, de manera que las clases más bajas empiezan a verse con opciones de progresar. Este hecho fue la semilla de una de las grandes migraciones que llegaron de un Europa agotada por las guerras y el hambre al país de las oportunidades.

Además el poder adquisitivo aumenta y aparece un nuevo estrato social; la clase media.

Arte

El país americano en sus 150 años de historia en aquella época siempre había seguido las directrices de la pintura europea.

No obstante con la aparición de la Segunda Guerra Mundial, la capital del arte por excelencia, París fue sustituida por Nueva York. A partir de este momento, se convierten también en una potencia cultural.

La Fuente de Duchamp. La ruptura del arte contemporáneo con el académico
La Fuente de Duchamp

Así, como ya he hablado en el artículo La Influencia del Arte en el Diseño de Producto, en 1917 entra Duchamp en escena con su obra ‘La Fuente’ y provoca un cisma sin precedentes con el academicismo europeo.

El arte ha dejado de ser retiniano para convertirse en un proceso mental. Nace el Arte Contemporáneo.

Moda

Las guerras pusieron sobre la mesa una problemática hasta entonces ignorada. La posición de la mujer.

Hasta la Primera Guerra Mundial sus únicas actividades eran domésticas y sociales y utilizaban la ropa para definir su posición social.

Pero entonces estalló la guerra y al haberse alistado el grueso de la población masculina, se quedaron sin mano de obra. Así, la mujer irrumpió en el mercado laboral para suplir la ausencia de los ahora soldados.

Mujeres con ropa de trabajo

Recordemos que en aquella época, la indumentaria femenina seguía anclada en rígidos corsés que enmarcaban una figura de reloj de arena incompatible con la vida laboral.

De modo que gracias a aportaciones como las de Coco Chanel, la silueta se redibuja en líneas rectas, desaparece el corsé y entran en escena nuevos tejidos más resistentes como el punto o la lana anteriormente reservados exclusivamente a la clase trabajadora. Se introduce además una prenda revolucionaria para la mujer; el pantalón.

The Draper Touch. El Legado de Dorothy Draper

Como ya he comentado en los antecedentes, Dorothy Draper nació en 1889. Su familia era una de las más ricas del país y gracias a ello, tuvo acceso a los círculos sociales más exclusivos.

Sus viajes por Europa influenciaron en gran medida en su gusto por la decoración y la arquitectura adquiriendo conocimientos de primera mano.

Sala del Sroneleigh hotel decorado por Dorothy Draper forma parte de su legado
Stoneleigh Hotel. Créditos: Hospitality online

Como muchos diseñadores de interiores, comenzó trabajando para sus amigos redecorando sus mansiones (además de sus propias residencias) y poco a poco fue ganando fama como decoradora.

En 1925 fundó su propia compañía de diseño de interiores; Dorothy Draper & Company.

En decoración coloca siempre una pieza controvertida. Dará tema de conversación a tus invitados

Dorothy Draper

Draper desafió la rigidez del estilo victoriano añadiendo una paleta repleta de colores luminosos y muy saturados. Utilizó patrones en blanco y negro como elemento unificador y elementos barrocos clásicos como espejos o lámparas de araña.

The Greenbrier hotel. El máximo exponente del legado de Dorothy Draper
Sala ‘The Lobby’ en The Greenbrier Hotel. La considerada como obra maestra de Dorothy Draper. Créditos: Michael Arnaud

Así, los neoyorquinos de la alta sociedad fueron testigos de lo que se conoce como ‘Barroco Moderno’ o ‘The Draper Touch’. Estados Unidos tenía por fin un estilo propio acorde a su estatus de potencia mundial y a su personalidad moderna y rompedora. El legado de Dorothy Draper se extiende hasta nuestros días.

Royal stranger y su colección de lámparas

La colección de Royal Stranger ha sido la semilla que ha germinado en este artículo. Es muy difícil no acordarse de Dorothy Draper cuando observamos esta preciosa serie en tonos puros y brillantes.

El legado de Dorothy Draper nos ha llevado a esta colección de lámparas en colores saturados, dorado y blanco y negro
Lámpara de mesa Isabel. Créditos: Royal Stranger

Seguramente el damero en blanco y negro brillante en el suelo de la siguiente imagen te resulte familiar.

Julia Bar Table. Créditos: Royal Stranger
¿Te gusta lo que lees? Entra en el Oasis y no te pierdas nada