Pasada ya la efusiva pasión decorativa del Art Déco miamense resulta inevitable una paulatina evolución hacia el Racionalismo de la Bauhaus. Sin embargo una vez más, se desarrolla en Miami un estilo único que ha venido a llamarse por su peculiaridad Miami Modern (MiMo) y que sitúa a la ciudad en primera línea como destino arquitectónico


Escuela Bauhaus. Cuna del Movimiento Moderno

La Bauhaus fue fundada en 1919 por Walter Gropius, arquitecto, en Alemania.
El objetivo principal de esta escuela, elevada por méritos propios a la categoría de estilo artístico, era la democratización de la cultura.
Una de sus herramientas principales consistió en volver a la esencia del diseño. Priorizar la funcionalidad sobre la estética (uno de los fundamentos del diseño de hoy en día).

No es un estilo, sino una actitud

Walter Gropius

Se elevó también la categoría de artesanía a la misma altura que las Bellas Artes en un intrépido intento de producir ‘la obra de arte total’.

Los profesores que formaban a los alumnos eran de vanguardia; Kandinsky, Paul Klee o Marianne Brandt se encontraban entre ellos.
Con el cierre definitivo de la escuela por parte de los nazis en el año 1933, muchos emigraron a Estados Unidos llevándose consigo el estilo racionalista (también llamado Estilo Internacional o Movimiento Moderno) que triunfó por todo el país.

Muchos de los diseños realizados en aquella época son hoy producto de numerosas imitaciones dada su iconicidad. Contrariamente a lo que la bauhaus pretendía, no todos los bolsillos pueden permitirse dichas piezas dignas en muchos casos de una estancia en un museo.

MiMo en BiBo. Los tres pilares

El afortunado acrónimo que da título a esta sección proviene de las palabras Miami Modern y el lugar en el que principalmente se encuentra; Biscayne Boulevard.

El MiMo es la evolución natural de un Art Déco ya más que explotado, hacia el Estilo Internacional derivado de la Bauhaus pero sin dejar de lado ese toque miamense tan particular.

Este estilo arquitectónico tuvo su época de esplendor en la posguerra acaecida tras la Segunda Guerra Mundial. El conflicto bélico supuso un gran éxito para Estados Unidos al afianzar su posición de primera potencia mundial.
Fueron unos años optimistas en los que el Estado del Bienestar, la televisión y en consecuencia la publicidad, eran el caldo de cultivo de una incipiente clase media ávida por consumir.

Esta etapa fue también la edad dorada de Hollywood y la reactivación del turismo. Estos dos factores propiciaron un constante flujo de estrellas en la ciudad atraídas por su gran oferta cultural y de ocio, lo que provocó que todos los focos se posaran en Miami.

Los estadounidenses necesitaban un cambio de imagen, adecuado para los nuevos tiempos. De esta forma recibieron el Estilo Internacional con los brazos abiertos pero sin poderse resistir a hacerlo desde un enfoque regionalista.

Morris Lapidus. MiMo Resort

Fue uno de los arquitectos más prolíficos de la interpretación miamense del Estilo Internacional. Una de sus frases más célebres expone su oposición al ‘menos es más’ de Mies Van der Rohe.

If you like ice cream, why stop at one scoop? Have two, have three. Too much is never enough

Morris Lapidus

Y por si no hubiera dejado suficientemente claro su distanciamiento de la Bauhaus y su “form follows function” Lapidus declara “feelings find form”. Relegando de esta forma a la función a un discreto segundo plano.

Fontainebleau

Construido en 1954 fue un hotel muy cinematográfico ya que sirvió de escenario en películas como Goldfinger o Scarface.

En su interior están las famosas ‘Escaleras a ninguna parte’ que solamente servía para ir a un pequeño cuarto para que las mujeres fueran a retocarse y al volver, hacer una reaparición muy teatral (‘feelings find form’).

Templo Menorah

El Templo Menorah fue diseñado en sus inicios por Gilbert Fein en 1951 y en el año 1963 Morris Lapidus realizó ampliaciones tan emblemáticas como la Torre Belvedere (conocida popularmente como ‘el rallador de queso’).


Igor B. Polevitzky. MiMo Subtropical

Polevitzky fue un arquitecto de origen ruso que, tras finalizar sus estudios en Arquitectura se mudó a Miami donde comenzaría su serie ‘Tropotype‘.
Tropotype (1936-1949) fue una serie de viviendas que se adaptaban al contexto en el que estaban situadas; es decir, al clima, a las costumbres de la población, al nuevo papel de la mujer en la sociedad… Se puede decir que se aprecia una mayor fidelidad a la Bauhaus en Polevitzky de lo que demostró el arquitecto mencionado anteriormente.

Eran unas viviendas diseñadas para circular libremente entre el interior y el exterior tal y como demandaba la sociedad miamense, dueña de un clima amigable que lo permitía.

Birdcage House

Como muchos proyectos arquitectónicos emblemáticos de la época, Birdcage House de Polevitzky fue un experimento. El objetivo era entender la vivienda como una construcción flexible e integrada en el espacio en que se encuentra, no tanto como un bloque aislado del exterior.

Este proyecto está considerado como el mejor de la serie Tropotype. En el proyecto, además de la integración de la construcción en el entorno, se ha cuidado la eficiencia energética pensando una vez más en el confort del usuario.


Enrique Gutiérrez. MiMo Latino

Enrique Gutiérrez se graduó en Arquitectura en Universidad de La Habana en 1956. Tras diversos trabajos en Cuba pronto se incorporó a SACMAG, una asociación de ingenieros y arquitectos que realizaban proyectos de ingeniería para clientes de la talla de Bacardí.

El Edificio Bacardí

Obra del arquitecto cubano Enrique Gutiérrez, la icónica fachada forma parte del panorama miamense desde el año 1963.

Diez años después, se le sumó lo que hoy se llama la ‘Jewel Box Annex’ de Ignacio Cabrera-Justiz. Ambos edificios forman parte del complejo Bacardí, y son considerados edificios de interés histórico.

Ambos son un ejemplo perfecto del mestizaje entre el Estilo Internacional y la inevitable herencia española (Cuba) que permanece como telón de fondo en la ciudad.


La Cultura del Motel en Miami

Una de las características principales del MiMo es dónde podemos encontrarlo y es en gran medida, en los moteles de Biscayne Boulevard.

Biscayne Boulevard

BiBo es la calle que le da apellido al estilo Moderno de Miami. Esta kilométrica calle alberga un tesoro que la sociedad miamense está tratando de recuperar; la figura del motel.

Algunos siguen en activo sin haber sufrido modificación alguna:

Mientras que otros han sido respetuosamente rehabilitados:


Vagabond Motel. El emblema

Irónicamente, el motel de Miami más representativo es en la actualidad un hotel. Han conservado el letrero original con la palabra ‘motel’ debido a su carácter de edificio histórico protegido.

El estilo MiMo se puede apreciar en su fachada simétrica, en los pasillos exteriores y un aire a clase media de los años 50.
Fue construido en 1953 y proyectado por Robert Swartburg quien años antes había diseñó grandes joyas Art Déco en la ciudad como el Hotel Delano.

¿Te gusta lo que lees? Entra en el Oasis y no te pierdas nada